ENVÍOS A REGIÓN METROPOLITANA Y REGIONES - COMPRA MÍNIMA: $500.000

¿Cómo ahorrar electricidad en la escuela?

Publicado por Felipe Olivares en

¿Cómo ahorrar electricidad en la escuela? 13 consejos prácticos 

En un mundo cada vez más consciente de la importancia de la sostenibilidad, educar a los niños sobre cómo cuidar el planeta se vuelve crucial. La escuela desempeña un papel fundamental en esta misión, ya que es el lugar donde los jóvenes pasan gran parte de su tiempo. Enseñarles desde temprana edad a ahorrar energía no solo impacta positivamente en el entorno, sino que también inculca hábitos responsables que llevarán consigo a lo largo de sus vidas. 

¿Por qué enseñarles a los niños a cuidar el planeta?

Enseñarles a los niños a cuidar el planeta es una tarea fundamental que va más allá de la simple transmisión de conocimientos ambientales. Aquí se te presentamos varias razones clave que respaldan la importancia de educar a los niños sobre la necesidad de proteger y preservar nuestro entorno: 

  • Conciencia ambiental temprana: Introducir conceptos de sostenibilidad y cuidado del medio ambiente desde una edad temprana permite que los niños desarrollen una conciencia ambiental desde sus primeros años de vida. Esto establece las bases para futuras prácticas respetuosas con el entorno. 
  • Formación de hábitos sostenibles: Al enseñarles a cuidar el planeta, se están inculcando hábitos sostenibles que los niños llevarán consigo a lo largo de sus vidas. Estos hábitos incluyen prácticas como el ahorro de energía, la reducción de residuos y el respeto por la naturaleza. 
  • Responsabilidad individual y colectiva: Fomentar la responsabilidad individual y colectiva hacia el medio ambiente implica que los niños comprendan que sus acciones tienen un impacto directo en el mundo que los rodea. Esto promueve un sentido de responsabilidad no solo hacia el planeta, sino también hacia la comunidad global. 
  • Prevención del cambio climático: Con la creciente conciencia sobre el cambio climático, enseñar a los niños a cuidar el planeta se convierte en una herramienta preventiva crucial. Los niños que entienden la relación entre sus acciones y el cambio climático son más propensos a adoptar comportamientos que contribuyan a mitigar este fenómeno 
  • Desarrollo de valores éticos: Enseñar a los niños sobre el cuidado del planeta también implica desarrollar valores éticos relacionados con el respeto, la empatía y la responsabilidad. Estos valores éticos no solo se aplican al entorno natural, sino que también se extienden a las interacciones sociales y a la construcción de una sociedad más justa y equitativa 
  • Preparación para un futuro sostenible: A medida que la sociedad avanza hacia prácticas más sostenibles, es fundamental preparar a las generaciones más jóvenes para enfrentar los desafíos del futuro. La educación ambiental proporciona a los niños las herramientas y la comprensión necesarias para contribuir a la construcción de un futuro más sostenible. 

Ahorrar energía en la escuela sí es posible

La idea de ahorrar energía en una escuela puede parecer desafiante, considerando la cantidad de dispositivos eléctricos y el constante flujo de actividades. Sin embargo, con medidas prácticas y un enfoque educativo, es totalmente factible. Aquí te presentamos 13 consejos prácticos que pueden implementarse en cualquier institución educativa. 

Mantener cerradas las puertas a diferentes áreas

Un simple gesto como mantener cerradas las puertas hacia áreas no utilizadas puede marcar la diferencia. Esto evita la pérdida innecesaria de calor o aire acondicionado, optimizando así el consumo de energía y reduciendo los costos asociados. 

Usar sensores para encender o apagar las luces de una habitación

La tecnología puede ser aliada en el ahorro de energía. La instalación de sensores que controlen la iluminación de las habitaciones garantiza que las luces solo estén encendidas cuando sea necesario. Esto no solo reduce el consumo sino que también fomenta la conciencia sobre el uso responsable de la electricidad. 

Cambiar televisores a pantallas planas y de LCD

Optar por tecnologías más eficientes es clave. Reemplazar televisores antiguos con pantallas planas y de LCD no solo mejora la calidad de visualización, sino que también reduce significativamente el consumo de energía. 

Mantener limpias lámparas, pantallas y focos

La limpieza regular de lámparas, pantallas y focos es un paso sencillo pero efectivo. El polvo acumulado puede reducir la eficiencia lumínica hasta en un 50%, y mantener estos elementos limpios garantiza un mejor rendimiento con menor consumo. 

Gestionar las persianas de forma inteligente

El control inteligente de las persianas es una estrategia que permite aprovechar al máximo la luz natural. Ajustarlas según la posición del sol ayuda a mantener el espacio bien iluminado sin depender excesivamente de la luz artificial. 

Dictar clases en el parque

Aprovechar espacios al aire libre para dictar clases no solo proporciona un entorno educativo más estimulante, sino que también reduce la necesidad de iluminación y climatización artificial. 

Invertir en mejores opciones de refrigeración

Los sistemas de refrigeración eficientes son esenciales. Invertir en opciones modernas y de bajo consumo puede representar ahorros significativos a largo plazo, además de reducir la huella de carbono de la escuela. 

También puede interesarte: 10 métodos para ahorrar energía en la oficina.

Aprovechar la luz solar natural

Nada es más sostenible que la luz del sol. Fomentar el uso de la luz natural siempre que sea posible contribuye no solo al ahorro de energía, sino también al bienestar general de los estudiantes y profesores. 

Cambiar a LED

La iluminación LED es una de las inversiones más rentables en eficiencia energética. Estas bombillas consumen considerablemente menos energía y tienen una vida útil mucho más larga que las opciones tradicionales. 

Apagar las luces y todas las pantallas

Una práctica simple pero efectiva: apagar las luces y todas las pantallas cuando no estén en uso, especialmente durante periodos prolongados como las noches y los fines de semana. Esta medida puede liderarse con la participación activa de los estudiantes. 

Invertir en regletas de bajo consumo

El uso de regletas de bajo consumo con interruptores individuales permite un control más preciso sobre qué dispositivos están encendidos. Apagar varias fuentes de energía con un solo interruptor es una estrategia eficaz. 

Utilizar colores claros en suelos, paredes y techos

La elección de colores claros en la decoración de interiores contribuye a una mayor reflexión de la luz, reduciendo así la necesidad de iluminación artificial. 

Saber dónde gastas más energía

Implementar sistemas de medición y gestión para identificar las áreas de mayor consumo energético. Conocer estos puntos permite tomar medidas específicas para optimizar el rendimiento energético. 

También puede que te interese: ¿Cómo ahorrar agua en casa? 

← Publicación más antigua